Existen muchos lugares tremendos en nuestro país, que merecen mucho la pena. Uno de ellos es Albacete.

Pero quizás porque esta provincia está en el camino hacia otros destinos típicamente vacacionales, pasa algo desapercibida. Y no solo eso, sino que “la jerga popular” la ha desacreditado y menospreciado (el famoso Albacete, caga y vete) su valor.

Un valor, como mínimo paisajístico y cultural, que hace de Albacete una provincia para ponerle un tic de visitada.

Un fin de semana de contrastes, ¡y de felicidad!

No te lo pienses. Solo mira el mapa del tiempo (porque es una tierra recia) y, si hace bueno: ¡Viaja a Albacete!

La provincia de Albacete te sorprenderá por lo desconocido. Descubre hermosos parajes naturales, patrimonio cultural, monumentos, yacimientos arqueológicos, pinturas rupestres, museos o bodegas…. De la Sierra de Alcaraz y los Campos de Montiel a La Manchuela, del Valle del Júcar a la Sierra del Segura, pasando siempre por su gran capital, la provincia de Albacete.

Hoy te damos 3 motivos de muchos, para tu ruta en un fin de semana

1. La capital de la provincia: la Nueva York de La Mancha

Desconocemos el origen de tal apelativo, atribuido a Azorín… De hecho, Albacete capital no se caracteriza precisamente por tener un skyline pronunciado. Sin embargo, esta ciudad de más de 170.000 habitantes en una provincia de unos 400.000, ofrece mucho.pasaje-lodares-min

Albacete es una capital moderna, con grandes espacios para el viandante y amplias zonas verdes. No dejes de visitar el imprescindible Pasaje Lodares (en la imagen), ni dejes de aprovechar su oferta de ocio. Como capital universitaria y joven, esta ciudad cuenta zonas de marcha muy concurridas.

No podemos abandonar su capital sin visitar su principal evento: la Feria. Declarada de Interés Turístico Internacional. Tiene lugar del 7 al 17 de septiembre, en honor a la Virgen de Los Llanos, patrona de la localidad.

Si estás por la zona (en feria o no), visita Chinchilla de Montearagón, a escasos 16 kilómetros de la capital. Encaramada en una colina, vigila la comarca desde tiempos romanos. Su fortaleza es testigo de su historia, con restos romanos, árabes, godos y cristianos entre sus muros.

2. Dirígete a La Manchuela

Compartida con Cuenca, esta comarca ubicada al noreste de su provincia, tiene su epicentro turístico en Alcalá del Júcar. Declarada conjunto histórico-artístico desde 1982, Alcalá es considerada como uno de los pueblos con más encanto de Castilla-La Mancha.

Su castillo almohace, su plaza de toros única por su forma irregular, su puente sobre el río Júcar o, sobre todo, sus viviendas excavadas en las rocas y sus Cuevas, como las de Masagó o las del Diablo, hacen de esta población un destino muy particular.

3. La Sierra de Alcaraz y las Lagunas de Ruidera

Desde La Manchuela, marcha atrás hacia el Suroeste de la provincia. La población de Alcaraz y su Plaza Mayor se erige como uno de los Conjuntos Histórico Artísticos más espectaculares de la provincia albaceteña. Se encuentra en una zona intermedia entre la sierra que lleva su nombre, y junto a las sierras del Segura.

Los que conocen la provincia de Albacete aseguran que La Sierra de Alcaraz es una de las más bellas de España. No te olvides por tanto de poblaciones como Ayna, Batán del Puerto o Lietor. Y, por supuesto, no te olvides de su gastronomía única: gachas, migas, gazpachos de liebre, o su “pringue”, entre muchos otros platos basados en carnes de caza y comidas del pastor.

Y ya que estás por allí, dirígete a los campos de Montiel, y en concreto a la comarca de Ossa de Montiel y Ruidera. Esta localidad limítrofe con Albacete, pero ya ciudadrealeña, es puerta de entrada de las conocidas Lagunas de Ruidera (en la imagen).lagunas-ruidera-1-portada-min

Desde estos importantes humedales de nuestro país, tu excursión no culminará con matrícula de honor sin practicar cualquiera de las múltiples opciones que te ofrece de  turismo activo: vela, senderismo, buceo o piragua. Desde allí, la Cueva de Montesinos, inmortalizada por Don Miguel de Cervantes en El Quijote (capítulos 22 a 24), es excursión obligatoria.

En fin, Albacete es más que un lugar hacia la costa, y su capital es más que la ciudad más grande de Castilla-La Mancha. Esperamos que este aperitivo te haya provocado, al menos, ganas de conocer algunos de sus rincones.

 


Fuente de imágenes: Turismo Castilla – La Mancha.

Deja una Respuesta