Hace unos días se publicó un artículo en prensa, escrito por una conocida escritora y columnista, relativo a algo así como “el triunfo de los mediocres”.

He de confesaros que en principio sentí rabia al verlo. Pensé que me habían pisado algo sobre lo que tenía ganas de escribir. Luego lo leí, y lo releí. Lo cierto es que en su argumento, este artículo no tenía mucho que ver con mis ideas iniciales. En el fondo sí, mucho. Y cambié mi forma de pensar por el hecho de verlo publicado: “una gran escritora había pensado en la misma temática que yo”. Soy un crack!  🙂

Soy un mediocre

En realidad no soy un crack: soy un mediocre. Quizás una mente más avanzada nunca habría hecho ninguna de las conjeturas que os he relatado en mi anterior párrafo: ni la alegría, ni la tristeza, ni la rabia, ni el orgullo… sobretodo cuando se compara con otros.

Pero antes de continuar, defino mediocre según RAE ¡Que nadie se lleve a equívocos!: 1. De calidad media. 2. De poco mérito, tirando a malo.

En lo relativo a confrontarnos unos y otros, narraba esta escritora (aunque refiriéndose a otra cosa que no viene al caso, ni pega en este artículo) que la gente mediocre se afana siempre en estar en el lugar adecuado en el momento preciso. Y ésa es su virtud, que no su mérito. Virtud que utiliza bien para sus fines, y probablemente para ocultar su mediocridad. La gente mediocre, decía, se rodea de otra gente mediocre.

Y sobre esto, mi interés en este asunto.

Por ejemplo, ¿por qué motivo, cuando vemos a alguien más brillante que nosotros, la arrinconamos?

No reconocer el mérito o la inteligencia ajena lo llevamos en nuestro ADN desde pequeños… Desde el primer día que arremetimos contra el “empollón” de la clase.

Pero lo seguimos haciendo de adultos, continuamente y de forma más retorcida. ¿No habéis menospreciado nunca a nadie a su espalda? Y peor: ¿no lo habéis hecho en grupo, como para buscar consenso y “normatizar el sambenito” que le estáis colocando? Me pregunto si no es envidia e incapacidad para reconocer en esa otra persona talento que a nosotros nos falta.

Ello no deja de ser una actitud de favorecer lo mediocre frente al talento.

¿Seguro que queremos retener el talento? Pues el talento cruza el mar hacia otras tierras

Y si a nivel personal hacemos eso con gente con talento, ¿qué podemos esperar a otro nivel? Me da que el talento, en este país al menos, importa poco.

  • Que importa más marcar la impronta de (y sin ahondar en política) “ésta es mi Ley de Educación” en lugar de “ésta es una gran Ley de Educación” que crea jóvenes que saben pensar, jugar, compartir…. y además ser felices, aprendiendo miles de valores de los que nadie se ocupa.
  • Que no importa no dedicar partidas presupuestarias a investigar, innovar… Porque, al fin y al cabo, los que “pueden descubrir la cura a alguna enfermedad” (por poner un ejemplo de tantos) son muy-pocos-en-votos frente a otros colectivos más populares.
  • Da igual que se vayan de nuestro país. Y si se quedan en España a desempeñar trabajos que no tienen que ver con su importante desarrollo académico, también da igual. Justo ahora me pregunto si no es una actitud mediocre decir en este contexto: ¡de qué se quejan! ¡encima que tienen trabajo!

En fin, reflexiones imperfectas. Seguro que tú tienes las tuyas. Otras, quizás.

¡Hay tantos lugares que saben desplegar su talento!

Llegados a este punto, es importante poner en valor el talento.

En Likeando.com, en su momento, llegamos a esta conclusión, aplicada al Comercio Local, al profesional y a la Pyme española y creamos el lugar de los comercios recomendables pues, al fin y al cabo, ¿no son comercios donde se despliegue el talento?

Todos conocemos lugares que merecen la pena: porque lo que hacen, sea lo que sea, lo hacen bien. O porque se esfuerzan en hacerlo bien. ¿No hay misión más bonita que la de cambiar el mundo? ¿Reconocer el mérito? ¿Difundirlo, compartirlo, aprovecharnos todos de él? Esa es nuestra misión, y nos encantaría que fuera la de todos.

Sea el tuyo como responsable de un comercio, o uno que, como visitante, has conocido hace poco: Anímate a subir un lugar recomendado a Likeando.

 

Deja una Respuesta